domingo, 7 de febrero de 2016

No todo tiene que tener un porqué.

 

          Hoy podía ser un viernes cualquiera, pero sin embargo no lo es. De nuevo esas malditas voces que se hacen presentes en mis oídos a modo de acufenos vuelven a resurgir de las lúgubres y tenebrosas arenas movedizas donde durante un tiempo han estado ahogadas por la impotencia de no poder ultrajar mi mente; pero hoy lo han logrado... Pese a mi resistencia, lo han conseguido.  

          Necesito hablar y como siempre esta es la manera más inteligente, la de escribir gritando. Qué metáfora tan difícil de comprender para quien no se sienta mudo en ocasiones aún teniendo la virtud de hablar. 

          No sé realmente porque estoy escribiendo, ni tampoco que mensaje quiero transmitir. Solo sé que tengo miedo, que un folio en blanco me da miedo, pero que esas voces que constantemente martillean mi mente hacen que me enfrente a intentar unir unas cuantas letras y lograr una vez más captar la atención del lector.  

          Estoy más de doce horas fuera de casa, mi calidad de vida no es quizás la que desearía, soy una de esas millones de personas que trabajamos para ser pobres y que el sueldo que cobramos a lo único que me ha ayudado es a ser "economista" sin tener la diplomatura. ¡Vaya otra metáfora! 

          Por la mañana y como de costumbre desayuno antes de comenzar mi jornada laboral, aquella que impide que me dedique a mi pasión, a lo que es y será el gran amor de mi vida: la literatura. Mientras tanto oteo la prensa y me encuentro la disputa de una presidencia del gobierno, la ambición desmesurada de todos los políticos en busca de una buena situación... Y me indigno, me da rabia. Que si vicepresidencia, que si quiero ministerios, que si siendo el tercer partido político más votado estamos en el gallinero del senado... ¡Bla, bla y más bla!  

          ¿Quién se preocupa por éste país? ¿Quién va a lograr que los españoles tengamos la calidad de vida que antes teníamos? ¿Quién va a conseguir que el paro baje? —pero baje, de verdad... no temporalmente y con contratos mediocres y sueldos vergonzosos.         

          ¡Me voy hacer política!, si y voy en serio... —Como diría Pedro Sánchez—. Voy a crear un partido político: "El Solo di No" 

          ¡No! a la gentuza que juegan a gobernar sin saber como hacerlo, ¡no!, a la hipocresía, demagogia y comentarios pueriles que se leen en periódicos y se oyen en televisión y radio de esos que quieren ser... ¿Políticos?, o enriquecer su patrimonio y ¡no! a quien no piensa en los españoles sino es su propia y desmesurada ambición. 

          En fin no sé porque he escrito esto. Ni si te unirás a mi partido político, no ofrezco sobres en "b", tan solo te ofrezco la oportunidad de comentar un texto con la dignidad que muchos de "esos" que juegan a gobernar, perdieron, hace mucho, mucho tiempo atrás.

          Como siempre y una vez más: salud y suerte. 

          ¡Vaya pese a no escribir con frecuencia creo que no he perdido calidad!
            
                                                                                     Eva Mª Maisanava Trobo
 

1 comentario:

Mi lista de blogs