martes, 24 de diciembre de 2013

Lo sencillo, sería desearos una Feliz Navidad; pero en épocas como estas no puedo evitar plantearme el verdadero significado de la Navidad, y si de verdad existe.

¿Qué es la Navidad?, ¿lo que vemos en la televisión? ¿Lo que El Corte Inglé...s nos quiere vender? ¡No!, para mi la Navidad, si de verdad existe, dista mucho de lo que nos quieren vender.

Haciendo una burda comparación, sería como equiparar el día de Navidad, con el día de San Valentín.

¿Sólo queréis a vuestra pareja ese día? ¿Sólo le hacéis regalos ese día? ¿No amáis a vuestra pareja el resto del año, igual o más que ese día?, quizás aunque sea una comparación inusual, es lo más parecido.

Este planteamiento sobre la Navidad, está más asentado ahora si cabe, ya que yendo el otro día en Renfe con una compañera de formación, y hablando de la Navidad y por lo tanto de la carencia del espíritu Navideño, me dijo:

- Eva, es que este año no hay dinero por la crisis, y no se vive igual la Navidad.

Y sin querer vuelvo a la misma conclusión. Desde niños hemos percibido la sensación de consumismo, y sin darnos cuenta lo hemos asociado a la Navidad.

El único motivo que me impulsa a escribir este relato, (mientras que voy y vengo cada día a la formación a las 8:00 de la mañana, sentada en un asiento de un vagón del tren, mientras que percibo las miradas curiosas de personas ajenas, haciéndome sentir un bicho raro por escribir a esas horas), es para haceros ver a "todos" o a aquellos que tengan un ápice de duda, lo que para mi significa la Navidad, y no sólo el día 25, sino durante todas las Fiestas Navideñas y siempre.

Y lo voy a hacer de la mejor manera que sé, con un relato, por si lo escrito anteriormente no os ha valido para haceros sentir, lo que seguro después de leerlo, si sentiréis.

Esta historia puede ser real, o simplemente fruto de mi imaginación, pero de lo que estoy segura es que esta situación, os hará ver la Navidad desde otro prisma.

Denis un hombre africano de 30 años, sin apenas recursos económicos, teniendo por casa unas tristes ramas que con dificultad protegen a su familia de la lluvia, con suerte de tener ese día un trozo de carne que asar, pero sin pan, sin caviar, sin langostinos, sin un árbol de Navidad, sin adornos Navideños, sin paquetes dorados con regalos en su interior. Pero... con un ingrediente que en muchas casas, aun teniendo lo anteriormente mencionado, no tenemos o hemos olvidado, "el saber compartir
y dar gracias por lo que tenemos".

La salud, la felicidad, el amor y la suerte, no sólo se deben apreciar, desear, ansiar o valorar en estas fechas, sino que deberían estar presentes, en todos y cada uno de nuestros días.

La Navidad es ayudar al prójimo, compartir con los más necesitados, dar Amor, pero no sólo ahora, sino siempre. Por eso me niego al consumismo, y a celebrar la Navidad de la forma que la sociedad nos obliga.

Por eso termino éste escrito, que no es más que un pensamiento en voz alta compartido con vosotros, con una frase.

- ¿Feliz Navidad? ¡No! Salud y suerte.


 
Con cariño

Eva María Maisanava Trobo

lunes, 23 de diciembre de 2013

3ª Reseña de mi novela. Escorts, una semana en París; por Jesús San Gil.


        Decía Miguel Delibes en una entrevista que leí hace años, que si alguien quería conocerle tendría que leer su obra. Los que de una u otra forma tenemos algún vínculo con la escritura sabemos que eso es verdad. Sabemos que la capacidad de expresión de la palabra escrita supera cualquier otra forma de comunicación. Cabe incluso la posibilidad de que el autor utilice la escritura para hacernos ver una parte de sí que no puede mostrar de otra manera. Escorts, una semana en París, es por encima de todo una novela emocional en la que la autora desnuda su alma para poner frente a nuestros ojos el drama de las urgencias humanas, de las necesidades que conducen nuestros actos y del derrumbe de las barreras tras las cuales ocultamos nuestra verdadera personalidad. Giselle es una mujer sensible, igual que el inalcanzable Musa o Eva, la autora de este libro. Veo a la protagonista de la novela y me parece ver a su creadora viviendo las mismas experiencias y actuando de la misma forma.
       Los personajes, por mucho que se esfuerce el autor de un libro en hacer lo contrario, son herederos directos de la personalidad de quien los perfila y los pone a jugar en el imaginario tablero del papel impreso. Si además, al cóctel emocional y melodramático se le añaden unas gotas de erotismo, la cosa funciona aún mejor. Definitivamente, quien quiera conocer a Eva Mª Maisanava Trobo, que lea Escorts, una semana en París.
 
Jesús San Gil

domingo, 22 de diciembre de 2013

2ª Reseña de mi novela. Escorts, una semana en París; por Mª del Carmen García Sales.


 
 
Trato de describir en pocas palabras lo que ha significado Giselle para mí, pero hacer un resumen de toda una vida; plasmar los sentimientos y todo lo que acontece me resulta complicado, pues significa mucho para mí. Podría hacer mención...desde el pensamiento y resaltar cuatro palabras inconexas como reseña personal, pero explicar lo que sentí desde el corazón al leer esta preciosa novela es más complicado, pues: ¿Cómo se puede explicar lo que significa el amor incondicional?, ¿qué puedo decir ante el hecho de buscar nuestra propia identidad y lograr ser una misma?, ¿cómo explico lo que se siente cuando las pasiones y el erotismo nos hacen vibrar? Escorts, una semana en París: es una preciosa historia tan real como la vida misma, es la historia de tantas mujeres que sienten, sufren, Giselle puedes ser tú o yo misma

 
María del Carmen García Sales.

sábado, 21 de diciembre de 2013

1ª Reseña mi novela: Escorts. Una semana en París, por Luis Anguita Juega.

Mi primera reseña del escritor Luis Anguita Juega. Todo un honor para mí...

Cuando el amor, la bondad humana, el actuar con dignidad, están en un libro, ya te empieza a atrapar, pero si encima tenemos una gota intensa y muy bien contada de erotismo, de crítica a la falsa moralidad, y dejamos que la protagonista nos enternezca con su historia, se convierte en un libro para disfrutar, emocionarse y sentir un soplo nuevo en la literatura. Gracias Eva María Maisanava por deleitarnos con “Escorts. Una semana en París”.

Luis Anguita Juega
 

 
 
 

domingo, 15 de diciembre de 2013

¿Para qué pensar? ¡Feliz Navidad!


          Aquella Navidad iba a ser la menos convencional que viviría, lejos de mi familia, de los amigos y del calor de un hogar. Esa noche me tocaba trabajar, estaba de guardia y tenía que asimilar que iba a estar más de 5 horas con los cascos puestos atendiendo llamadas en la línea erótica para la que trabajaba.


          ¡Dios!, estaba deseando dejar ese trabajo. Estaba cansada de argumentos mal redactados que tenía que leer sin ganas, como quien lee el horóscopo para pasar el rato. Me resultaba monótono tener que oír como se masturbaban al otro lado del teléfono mientras que leía unas cuantas frases —¡eso sí dándoles buena entonación!—, pero sin sentir absolutamente nada.

          Era triste tener que retener al teléfono a tantos hombres solitarios en busca de compañía, más que de un momento efímero de placer.

          Pero a fin de cuentas, me gustase o no, lo que pagaba las facturas de mi casa y me daba de comer, eran las llamadas de todos y cada uno de esos desesperados.

          La verdad es que con tantas historias que había escuchado, tenía material suficiente como para escribir un libro de relatos eróticos. ¡Tal vez algún día! Nunca se sabe las vueltas que da la vida y qué te deparará el destino con los años.

          Todas las noches a la misma hora, ni un minuto arriba ni abajo, recibía la llamada de Michael al que le gustaba que le llamase Chery. Nunca entendí el porqué, pero... ¡Quién paga exige!
 
          Tenía una voz varonil, sin ser muy grave, pero penetrante; tan aterciopelada que en ocasiones, después de hablar con él, era yo la que tenía que ir al baño para desfogarme.

          Chery, era un psicólogo cansado de la vida que llevaba. Supongo que de tanto tener que escuchar a sus pacientes, también él necesitaba ser escuchado.

          El caso es que cada vez me gustaba más atender sus llamadas, porque distaban mucho de las otras. Él se negaba a que yo siguiera un estúpido argumentario; quería que le hablase como si fuera su amiga. Pero me costaba y mucho. Tantos años de profesionalidad en tu haber hacen que todo lo que esté fuera de lo normal, te parezca anormal.

          Teníamos estrictamente prohibido quedar con ninguno de los clientes y sin embargo, cuantas más llamadas recibía de él, más imperiosa era la necesidad de verle, de sentir su respiración cerca de mí. Aunque tal vez su voz hacía que dibujase en mi mente, una imagen distorsionada de como realmente podría ser él en la realidad.

          Era imposible no arriesgarse a no acudir a la aquella cita que me proponía Chery. Pese al riesgo que suponía; ya no solo por el hecho de poderme quedar sin trabajo, sino porque detrás de esa voz tan elocuente y embaucadora, hubiese un hombre desalmado; cuyas intenciones distasen mucho de lo que yo me había imaginado.

          Es absurdo entrar en detalles de cómo realmente fue la conversación, lo más importante es lo entre esas cuatro paredes del hotel Zarzuela Park, sentí.

          Eran las diez de la noche cuando entraba por la recepción del hotel; me sentía completamente temerosa a la par que excitada. Me había citado con un desconocido, no sabía nada de él, salvo lo que me había dicho y sin embargo nada deseaba más que tenerle delante de mí, para saber si la imagen que en mi mente había dibujado era un espejismo o la fiel realidad.

          Anduve por el pasillo hasta llegar a la habitación 76 con paso firme, sobre mis zapatos de tacón, pero con miedo, miedo a lo desconocido; era ese miedo lo que hacia que me sintiera especial y diferente. Ésa era la sensación que ansiaba tener y que me empujaba a vivir lo que a muchos les parecería una locura.

          Cuando abrí la puerta, la habitación estaba en penumbra, apenas podía apreciar una silueta. En ese instante se giró, con paso firme hasta situarse frente a mí.

          Chery, no tendría más de cincuenta años. Sus ojos eran verdosos, de tez oscura y de labios carnosos. Vestía un traje gris marengo de raya diplomática, camisa blanca y el color de la corbata realzaba todavía más el atractivo de su mirada.

          Me quedé ensimismada, su imagen era muy distinta a la que me había hecho de él. Y afortunadamente la realidad superaba por una vez a la imaginación.

          No pronunció ni una sola palabra, tan solo me hablaba en silencio con esa mirada que tanto me inquietaba. Y yo, soñaba con vivir esa historia jamás experimentada.

          Todo era perfecto, su presencia, la decoración del hotel; todo a excepción de que como siempre y una vez más, solo era un sueño, una estúpida ensoñación más fruto de estar esperando a que el teléfono sonase en una noche de Navidad, donde todo puede ser mentira y todo verdad. Una noche en la que me sentía sola, alejada de mi familia, esperando a que pasase mi jornada laboral, para estar arropada por los míos.

          No intentes comprender lo que aquella noche sentí, ni que me empujó a escribir estas palabras; tal vez si tú hubieras estado en mi lugar esperando ésa llamada que nunca se dio... hubieras pasado el rato, como he hecho yo, escribiendo este relato.

          Tal vez en la próxima publicación, te pueda contar, lo que ahora al recordar, sin saber el por qué me hace sonrojar... Pero no le des más vueltas, ¿para qué pensar? ¡Feliz Navidad!
 
 
Eva Mª Maisanava Trobo

Mi lista de blogs