jueves, 23 de mayo de 2013

Maldito escritor. Escogido como finalista en el concurso: I CERTAMEN NACIONAL MICRORRELATOS CIUDAD DE LA CORUÑA


         Escogido como finalista en el concurso:

          I CERTAMEN NACIONAL MICRORRELATOS CIUDAD DE LA CORUÑA
 
Maldito escritor.

 
               Llevo varios años intentando juntar letras para darles un significado que cuanto menos te haga pensar, sentir y por qué no soñar.
          Pero hoy es cuando estoy pensando en quién está escribiendo mi vida, en ése maldito escritor que está haciendo de su protagonista, un mar de dudas, de idas y venidas, de sonrisas y lágrimas, de un te quiero y un te odio. De sentimientos de lo más variopintos.
          Y creo que tengo el derecho como protagonista de la historia a revelarme con ese tipo que desea escribir mi historia, como él desearía que fuese.
          Pero siento decirte, que te arrebaté tu péñola, ésa que usas para hacer de mí una marioneta. Y ahora, ahora soy yo la que va a coger una hoja y con la sangre de mis venas, decirte adiós...
          Nunca me gustó decir esa palabra, y menos aún escribirla, pero dado que por más que lo digo de una manera suave, no me entiendes, o no quieres entenderme.         
          Tal vez tenga que ser más dura con mis palabras y escribir aquello, que nunca pensé que llegaría a plasmar.
          El día que puedas verme como una amiga y sólo ese día, volveré a tu vida, en lo que exista un atisbo de pasión en tu mirada, no lo dudes, me mantendré alejada.
          Tú escribiste una historia a tu manera, sin tener en cuenta que los protagonistas en ocasiones cobran vida y se rebelan a su autor. Yo ni soy tu obra, ni quiero ser la protagonista de tu novela. En todo caso, tal vez, seas tú quien me sirva de inspiración; para escribir esa novela llena de amor, respeto y pasión, ingredientes que faltaron en tu intento de ser un escritor.
 
Eva Mª Maisanava Trobo
 

 
 
 





martes, 21 de mayo de 2013

Desamor


Maldita distancia
la que nos separa
cuando llega la noche
...
y la luz se apaga.

Absurda conversación
la que mantenemos,
cuando al hablar
ni nos comprendemos.

Maldito amor
el que por ti siento,
cuando al decirte, te quiero.
Sólo escucho un silencio.

Maldita desgracia
la que yo tengo,
cuando al cerrar los ojos
ni en mis sueños te encuentro.

Maldito amor el que por ti siento
cuando lejos de ti,
no sé quien soy
ni de donde vengo.


Rubizul
 
 

sábado, 11 de mayo de 2013

Ni hubo copa, ni cigarro...

          Era absurdo luchar contra mi propia personalidad y pese a que trataba de controlar mis impulsos, el intento siempre era en vano.
 
          Todo sucedió aquella tarde de verano, cuando al salir a dar una vuelta para despejarme del cansancio que supone una tarde intensa de reuniones; decidí que lo mejor sería aceptar la proposición que él me había realizado.
 
          Siempre estaba buscando excusas para evitar lo que hasta ese día inevitablemente sucedió. Tal vez porque prefería que él pensara que yo era la muchacha seria y jefa de un gabinete de prensa.  Por más que él intentaba una y otra vez convencerme para tomar una copa —como una buena maga—, siempre sacaba de mi chistera personal, cualquier frase estudiada para darle un quite y salir airosa.
 
          Hasta ese día, en el que una vez más, la aprendiz de loba tuvo la necesidad de saciar su apetito sexual. Nada me excitaba más, que la idea de pensar como era él en la intimidad.
 
          Sus ojos verdes y su carácter despistado, era hasta ese día, el mayor enigma de mi vida. Enigma, que evidentemente descubriría.
 
          Al final llegué al bar donde habíamos quedado. Iba vestido de sport, pero igualmente despertaba en mí, esa curiosidad, que en ocasiones me hacía comportarme como una adicta al sexo.
 
          Lo más correcto y lo que quizás todo el mundo esperaría de mí, es que fuera él, que como hombre diera el primer paso. Pero... Me negaba a seguir engañándome y tenía que acabar con esa tensión sexual, que desde el minuto cero hizo acto de presencia en lo que llamábamos "amistad". Y sí, claro que era amistad. ¿Pero quien no ha volado con una amigo/a? ¿Quién no ha deseado besar a un amigo/a?
 
          Tal vez aquellas personas arcaicas y con prejuicios no puedan entender el por qué de mi comportamiento. Aunque sinceramente no me importa, porque todavía sigo teniendo la duda de si lo escrito es un relato o un efímero rato.
 
          —¡Sí, le besé!—, no podía estar esperando a juegos absurdos de personas que ya rozan cierta edad. Tal vez dar ese paso fue la señal que él estaba esperando para dejar de controlar su deseo. A fin de cuentas lo que ambos queríamos, —era descubrirnos en la intimidad—.
 
          Ni hubo copa, ni cigarro...
 
         Nos fuimos como quien huye de la policía, con ganas de llegar al coche. Fue conduciendo velozmente por el camino que llevaba al acantilado. Como si de una guerra de titanes se tratase, nos desnudamos con una furia incontrolable. Mientras que nuestras lenguas protagonizaban la mejor de las guerras. Sin preguntas, sin porqués, tan sólo devorándonos a besos, profesándonos infinidad de caricias en cada rincón de nuestro cuerpo, hasta que de nuevo y una vez más terminé aullando hasta no poder más.
 
          Firmado:
          La aprendiz de Loba.

miércoles, 8 de mayo de 2013

Mirando al horizonte.




Todavía desconozco
que es lo que me empuja
cada día al atardecer,
a reencontrarme contigo. 
Deseo olvidarte.
Volver a sentir
la brisa del mar
sin tener que recordarte.
 
Mirando al horizonte
cada día me encuentro,
soñando con tu recuerdo
y muriéndome por dentro.
 
Porque ya no sé,
si eres de verdad
o un maldito sueño.


Rubizul 8/05/2013

domingo, 5 de mayo de 2013

Feliz día de la Madre


 
 
Hoy es el día de la madre

y no sé que te puedo regalar. 

Por más que busqué en los grandes almacenes,

interrogué a todos los dependientes

no encontré el regalo que tú te mereces. 

Lo que quiero es regalarte unos versos

cargados de sentimientos. 

Difícil será encontrar las palabras

para poder plasmar en unas líneas,

el amor incondicional que cada día me das. 

No sé si con unos cuantos versos podré decir

que soy feliz cuando te veo sonreír.

Quizás necesite escribir una línea más

para decirte que nunca te dejaré  de amar. 

 
 
Eva María Maisanava Trobo (Rubizul)

viernes, 3 de mayo de 2013

Un baile entre amigos.


            Podría haber sido una tarde más, para Mary. Su vida era completamente lineal, sin ningún altibajo; un día tras otro y todo igual, sin ninguna novedad.
         Vivía una vida sin apenas alteraciones, y no porque no la sucediesen cosas, sino porque su forma de ser, la empujaba a tener todo controlado, cada palabra, cada cita, cada momento; sin saber cómo se había metido en la piel de un personaje que día tras día, y sin saber cómo había fabricado.
           Se conocían desde hace años, pero tan sólo se atrevían a intercambiar un tímido —¡Hola!–, que a media voz se decían mutuamente. Ambos querían negarse la atracción que ambos sentían. Tal vez por el miedo a perder esa amistad, con la plena convicción de que si daban un paso más allá, esa unión desaparecería para siempre.
          Hasta que ayer, Marc, irrumpió en su vida de nuevo. Desde verano no se habían vuelto a ver. Sus comunicaciones eran casi a diario, pero mediante fríos mensajes a través del móvil, rara vez se regalaban la posibilidad de escuchar sus voces. ¿Tal vez el miedo de sentir algo más que amistad?
          Los sentimientos, son tan sencillos, que como estúpidos mitificamos y hacemos complejos.
          ¡Sí!, somos nosotros mismos quienes hacemos la vida complicada. Miedos, inseguridades; vivimos en ocasiones queriendo justificar todo y buscar un por qué a las cosas, cuando la gran mayoría de las veces carecen de justificación.
          Eso es lo que decidieron Marc y Mary, dejar de buscar una justificación, una lógica... Decidieron cerrar los ojos a la hipocresía y bailar al compás de la verdad.
          Dos amigos, dos amantes, dos almas, dos personas; que despojadas de prendas, se vistieron de besos, caricias, de pasión y de respeto.
          Dejaron de lado el miedo a perder la amistad, y descubrieron que de no haber dado ese paso, el engaño y la hipocresía, con el tiempo les habría distanciado.
          ¿Locura vivir lo que vivieron? ¡No!, locura, sería engañarse y vivir con miedo.
 

          Firmado
          Mary

Mi lista de blogs