domingo, 24 de marzo de 2013

Lágrimas de pétalos.


          De nuevo estaba sintiendo esos sentimientos que por vergüenza, quería esconder. Atrás quedó aquella gatita en celo, aquella aprendiz de loba, que a tu lado, día y noche quería aullar.

          La última noche que nos vimos, sentí que nada de lo que había sucedido tenía sentido. ¡Y no lo tenía!, ¡no porque no hubiese valido la pena!, sino porque amarte fue mi mayor castigo.

          Ahora estoy sentada en el sofá de mi habitación, disfrutando de la fragancia de la rosa que me regalaste, mientras que inconscientemente voy quitando pétalo por pétalo. Tal vez queriendo de esa forma arrancarme de mis pensamientos, cada beso, cada caricia, cada te quiero...

          ¡Vive, Dios!, que me siento igual que una rosa: suave y delicada a simple vista, a la par que llamativa y con espinas.

          Quizás estos días de infinita soledad, de vacío, de lágrimas de sangre, tan rojas... que se confundían con pétalos, me hayan servido para darme cuenta: que prefiero estar sola y relajada, que acompañada de una efímera sombra.

          Sé que volveré a tus recuerdos, sé que me asomaré de nuevo a tus sueños, sé que te retorcerás de soledad, al saber que son sólo recuerdos.

          Pero prefiero ser un recuerdo, a sólo un deseo.

          ¡Estoy mal, sí! Tal vez sería fácil arrebatarme lo que un día mi madre me dio, e irme a un lugar, donde sea una mera telespectadora de una realidad, irreal.

          Pero tengo ganas de leer el guión, que el destino me tiene preparado, y aunque ahora esté con el alma hecha jirones, sé que la vida es un sueño, en el que solamente yo, soy la protagonista. Donde las desilusiones son meros teloneros, que me abren la vista, para poder interpretar mi mejor obra al final; justo cuando ya sé qué soy y qué es lo que quiero...
 
Eva Mª Maisanava Trobo

jueves, 14 de marzo de 2013

¿Cuando aprenderás, caballero?

De nuevo el fuego interior se apoderaba de mí, después de varios días de calma, pensé que la aprendiz de loba, había calmado su sed, y me había dejado ser esa mujer serena y calmada, que todo el mundo de puertas para fuera solía conocer. 

¡Pero, no! Tuvo que hacer su presencia, cuanto más lejos sentía su ausencia, apareció sin pedir permiso, se adentró en mi interior e hizo que sacara de nuevo, a esa mujer que necesita pasión, como quien necesita respirar. 

El miedo, de no saber si era una enfermedad, incontrolable, las ganas de sentir una piel nueva, un aliento nuevo, unos labios nuevos y unos besos diferentes, me estaban haciendo pensar, que realmente, en la consulta de los Psiquiatras, había pacientes por menos motivos.  

¿Y si realmente fuese Ninfómana?, aunque este término, quizás esté usado frívolamente por los hombres; cuando una "mujer", les hace la competencia, en estos lares, que solo consideran propios de ellos. 

Pero... ¿Cuándo aprenderás, caballero?, que he jugado, juego y jugaré a ser inofensiva, para cuando estés confiado, sacar las garras, rasgarte la ropa, desposarte de tu careta de lobo, que ante la sociedad tienes que llevar para aparentar... 

Si, te ha tocado a ti. ¡No!, no mires para otro lado, no gires la cabeza, es absurdo, hagas lo que hagas, por más que luches, no tendrás escapatoria, serás mío. 

Así que déjame que te seduzca, déjame entrar en tus sueños, en tus fantasías y anhelos, para conseguir noche tras noche, día tras día, que esos anhelos, sean a partir de esta noche, verdaderos recuerdos. 

-        ¡Schhhh, calla!, valió la pena, leer este texto. Te hice olvidar por un instante, todos tus miedos, para transformarlos, en bellos y gratos recuerdos...

-        ¿Cuándo aprenderás, Caballero?, que soy la dueña y señora de tus sueños... 

 

Escrito por
Eva Mª Maisanava Trobo

domingo, 10 de marzo de 2013

Desde mi cielo...


Siempre nos dijeron que para todo, teníamos que estar preparados; pero es difícil estar preparado para cuando esa mujer fría, sigilosa y sin alma; te quiere arrebatar la tuya, y dejarte sin alas. Para ese instante, no se está preparado.
 
Es cuando sientes esa sensación gélida, esa famosa luz brillante; cuando valoras lo que tuviste, y por orgullo, no valoraste.
 
Cuando me llegó la hora, y tuve que marchar, no era la sensación de miedo lo que se apoderaba de mí, sino saber lo que sufriría, mi gente, al tener que partir.
 
¡¡Y no sufre más el que se queda, sino el que se va!!
 
Desde mi cielo, libre y con alas para poder volar,
me siento prisionera, de manos atadas, al verte llorar.
 
Y ahora lloras porque no me tienes.
Pero... Cuando me tenías, ni tan siquiera, me sentías...
 
Duele escuchar, ahora, de tus labios un "te quiero", al que no puedo contestar.
Solo puedo estar en tus sueños, y no siempre me permites, estar.
Si ese, "te quiero", lo hubiera escuchado tiempo atrás;
hoy sabrías lo importante que es "hablar" y no "callar".
 
Porque hoy estás en este mundo, y mañana... ¡Mañana, Dios, dirá!
 
Escrito por:
Eva Mª Maisanava Trobo

sábado, 9 de marzo de 2013

Una sensación, distinta...

Esta mañana al salir de casa, estaba distante, frío y hasta podría decir que esquivo. Es cierto que desde que nació la niña, tal vez nuestra relación se haya distanciado. Algo me dice, que le está rondando por la cabeza la idea de serme infiel; pero lo que no te puedes ni imaginar es con quien lo vas a ser. 

Ayer, aunque sea un tanto estudiado por mi parte, te hice llegar por un mensajero un sobre, con el siguiente mensaje:  
 
Te espero en el local que hay al lado de tu despacho, no tardes, tengo ganas de ti.
 
Firmado
Tu gatita en celo
 
Sé que nunca te habrías imaginado que esa gatita, sería la que hace unos meses se desgarró para dar la vida a tu hija, y que esta noche, va a desgarrar tu ropa, como tiempo atrás lo solía hacer.
 
Te pregunté si volverías a casa a cenar, me dijiste, que estabas muy liado y que seguramente regresarías tarde. No voy a negar, que esa respuesta me hizo pensar y es por eso, que lo de esta noche, no lo podrás olvidar...
 
Se acercaba la hora, me arreglé como sabía que te gustaba, lencería negra, medias con ligero, falda de tubo, blusa blanca, collar de perlas, zapatos de tacón y un toque de ese perfume que me regalaste para el día de la madre. 
 
¡Estaba nerviosa, sí! Una sensación, distinta, se estaba apoderando de mí, sentía como si esa niña que creció entre tus brazos, para convertirse en una mujer; ahora estaba completamente asustada y sin saber que hacer.
 
Cuando abriste la puerta del local, y al verme, te quedaste pálido, confundido, extrañado por creer que sería otra mujer, y es que lo soy, amor; soy esa mujer que aun con el paso de los años, nunca jamás, te dejará de querer.
 
Así que por favor, sígueme el juego, déjame que una vez más te demuestre, porque hace tiempo nos convertimos, en lo que hoy somos, marido y mujer...
 
Escrito por:
Rubizul

viernes, 8 de marzo de 2013

Aullando en libertad.

Quien te iba a decir que esa rosa que compraste en las Ramblas, mientras que ibas de camino a tu trabajo, iba a ser la "protagonista", esta noche, de tu fantasía.

Pensabas que todo, se había quedado en un "asalto" má
s, la otra noche. Estabas convencido, que la aprendiz de loba, no volvería a salir de caza.

¿Pero todavía andas con pensamientos antiguos? ¡Por favor!, por más que quieras "controlarme", nunca lo conseguirás, nací libre, disfruté aullando, mientras que al compás de mis movimientos me iba entregando.

Y ahora... Estamos aquí, después de tu exhausta jornada laboral, frente a frente. Y esa rosa, que inocentemente compraste, va a ser quien acaricie mi cuerpo, porque hoy... No te voy a dejar que me acaricies, quiero que sufras, que ardas en deseo, que no aguantes más y entonces, saques a ese lobo, con el que podré aullar.

¡Siéntate!, no quiero que me toques, solamente quiero que observes; hoy será una rosa, la que me acariciará. ¿Sorprendido? ¿Molesto?, amor...Controla tus deseos, no quiero que sea una noche más... Quiero que por fin entiendas que soy libre, para decidir cuando y con quien aullar.
 
 
Escrito por:
Eva Mª Maisanava Trobo

lunes, 4 de marzo de 2013

¡Shhh!, calla.




Sé que es tarde, y estás cansado...

-¡Shhh!, no digas nada, te lo ruego, pero la noche se adentra y ardo en deseo.

 ¡No!, no me frenes... Deja que sea yo quien hoy desvele tu sueño, déjame confundirme en suspiro y acariciar tu cuerpo entero.

Permíteme que sea esta noche tu gatita en celo, prometo no arañar; más solo quiero dejar de ser fantasía, para ser tu realidad. Ni en tu mayor fantasía, te hubieras imaginado algo así jamás.

- ¡Shhh!, calla, deja que te arañe con mis labios, hasta no poder respirar...

No es un sueño, es una realidad, aquella... Que hace muchos años quisiste hacer realidad.

-¡Shhh!, amor calla. Soy tu amiga, tu amante, tu mujer y esa gatita que noche tras noche maullará, hasta hacerte enloquecer.

Descansa, amor, descansa... Deja que parezca un sueño, para poder hacer que mañana, sea realidad.
 


Escrito por.
Eva Mª Maisanava Trobo

domingo, 3 de marzo de 2013

Tumbada


De nuevo estaba tumbada, mirándole, observando cada gesto que hacía, escuchando su respiración mientras que recordaba... 

Tan sólo hacía un instante que me había amado; desposeído de mi voluntad, haciéndome su esclava, y sin embargo toda esa furia incontrolable, era ahora un manantial en reposo, tierno, y hasta podría decir que delicado. 

Tumbada estaba a su lado, tímidamente le mirada, mientras que el recuerdo, el deseo, de mí se apoderaba. ¿Y si le despertaba? ¡Qué vulnerable parecía!, hasta me daba respeto, respirar, por si me oía, tan sólo quería volver a sentir su respiración, como cada noche, al compás de la mía... 

¡Sí!, era eso lo que quería, respirar a su lado, como cada noche, para sentirme viva...

 

Escrito por: 
Eva Mª Maisanava Trobo

Mi lista de blogs