sábado, 9 de marzo de 2013

Una sensación, distinta...

Esta mañana al salir de casa, estaba distante, frío y hasta podría decir que esquivo. Es cierto que desde que nació la niña, tal vez nuestra relación se haya distanciado. Algo me dice, que le está rondando por la cabeza la idea de serme infiel; pero lo que no te puedes ni imaginar es con quien lo vas a ser. 

Ayer, aunque sea un tanto estudiado por mi parte, te hice llegar por un mensajero un sobre, con el siguiente mensaje:  
 
Te espero en el local que hay al lado de tu despacho, no tardes, tengo ganas de ti.
 
Firmado
Tu gatita en celo
 
Sé que nunca te habrías imaginado que esa gatita, sería la que hace unos meses se desgarró para dar la vida a tu hija, y que esta noche, va a desgarrar tu ropa, como tiempo atrás lo solía hacer.
 
Te pregunté si volverías a casa a cenar, me dijiste, que estabas muy liado y que seguramente regresarías tarde. No voy a negar, que esa respuesta me hizo pensar y es por eso, que lo de esta noche, no lo podrás olvidar...
 
Se acercaba la hora, me arreglé como sabía que te gustaba, lencería negra, medias con ligero, falda de tubo, blusa blanca, collar de perlas, zapatos de tacón y un toque de ese perfume que me regalaste para el día de la madre. 
 
¡Estaba nerviosa, sí! Una sensación, distinta, se estaba apoderando de mí, sentía como si esa niña que creció entre tus brazos, para convertirse en una mujer; ahora estaba completamente asustada y sin saber que hacer.
 
Cuando abriste la puerta del local, y al verme, te quedaste pálido, confundido, extrañado por creer que sería otra mujer, y es que lo soy, amor; soy esa mujer que aun con el paso de los años, nunca jamás, te dejará de querer.
 
Así que por favor, sígueme el juego, déjame que una vez más te demuestre, porque hace tiempo nos convertimos, en lo que hoy somos, marido y mujer...
 
Escrito por:
Rubizul

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs