domingo, 10 de marzo de 2013

Desde mi cielo...


Siempre nos dijeron que para todo, teníamos que estar preparados; pero es difícil estar preparado para cuando esa mujer fría, sigilosa y sin alma; te quiere arrebatar la tuya, y dejarte sin alas. Para ese instante, no se está preparado.
 
Es cuando sientes esa sensación gélida, esa famosa luz brillante; cuando valoras lo que tuviste, y por orgullo, no valoraste.
 
Cuando me llegó la hora, y tuve que marchar, no era la sensación de miedo lo que se apoderaba de mí, sino saber lo que sufriría, mi gente, al tener que partir.
 
¡¡Y no sufre más el que se queda, sino el que se va!!
 
Desde mi cielo, libre y con alas para poder volar,
me siento prisionera, de manos atadas, al verte llorar.
 
Y ahora lloras porque no me tienes.
Pero... Cuando me tenías, ni tan siquiera, me sentías...
 
Duele escuchar, ahora, de tus labios un "te quiero", al que no puedo contestar.
Solo puedo estar en tus sueños, y no siempre me permites, estar.
Si ese, "te quiero", lo hubiera escuchado tiempo atrás;
hoy sabrías lo importante que es "hablar" y no "callar".
 
Porque hoy estás en este mundo, y mañana... ¡Mañana, Dios, dirá!
 
Escrito por:
Eva Mª Maisanava Trobo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs